miércoles, 11 de noviembre de 2009

- Crecer -

No debería ahogar estos poquitos minutos de expresión que tengo en un vaso vacío. La idea de todo es poder contar una historia natural de una persona especial, pero ya que estoy involucrada en su vida, sé que ni aunque me lo propusiese lograría evitarlo.
Es muy difícil entender las vueltas de la vida. Por qué actuamos como actuamos, por qué reímos, por qué lloramos. Simplemente es difícil entendernos a nosotros mismos.
Esta historia trata de eso. De la incomprensión, del hecho de desestabilizarse, porque las personas así somos.
Estoy casi segura de que si un extraterrestre viniese a investigarnos se daría por vencido fácilmente; las relaciones humanas son extremadamente difíciles de comprender. Es difícil saber donde pisamos, si pisar fuerte o despacio, tanteando para no caernos en la oscuridad.
¡Pero todavía no puedo deducir porqué nos gusta hacer las cosas tan complicadas! Los seres humanos actuamos de una manera traicionera, ¡tan abrumadora! A veces llego a la conclusión de que nos gusta sufrir. Es como si disfrutáramos del masoquismo. Nos gusta lastimarnos. De hecho pareciera que nos encantara, y cuando ya la situación no da para más, ¿cómo saber cómo parar?
La idea no es salirme de los hechos. La idea es entender.
Entender por qué...

¿Qué te pasa?
La vida.
¿No estarás generalizando? 'La vida' es un término bastante amplio. ¿Qué tiene la vida?
La vida es cruel...
¡Ah! "La vida es cruel". Interesante frase hecha.
¡¿Me estás cargando?! Si me vas a ayudar así, ¡la verdad que prefiero que te vayas!
Tu grado de tolerancia llega a sorprenderme.
Es lo que hay. No estoy para sarcasmos.
Sí, ya veo. "La vida es cruel", en tanto nosotros así lo queramos, pero hay que aprender a sobrellevarla.
¿Estás queriendo decir, que estoy así por mi culpa?
A veces es muy difícil decir: '...y bueno, esto me hace mal; voy a cambiarlo'; tal vez es sólo por una costumbre; mantenernos aferrados a algo es lo que nos hace sentir seguros. Posiblemente eso es lo que nos ayuda a dar los siguientes pasos. Además de aferrarnos a una persona, solemos aferrarnos a un sentimiento, ¿no? Pero tenemos que aprender a valernos por nosotros mismos, a ser auto-independientes, porque la desilusión después puede ser muy grande.
Muchas veces eso también nos hace crecer.
¿Por qué?
¡Es que así está hecho! Esa es la forma en que la vida nos deja enseñanzas. Crecer implica superar ciertas situaciones.
Fácil es decirlo, pero no hacerlo.
Yo no vengo acá a mentirte; "Seamos realistas y hagamos lo imposible". Nunca dije que fuese fácil. Tampoco dije que tu solución fuese escaparte y alejarte de tus seres queridos.
Disculpá mi vulgaridad, pero eso sería una idiotez.
A mí no me vengas con tu filosofía barata y un mundo de colores. ¡Despertá! ¡La vida tiene matices!
¡Cuántas frases armadas! Acordate de esto: yo no vengo a darte una enseñanza, simplemente reflejo una experiencia, que es tan o más real que los matices que tiene esa vida de la que tanto me hablás.
¿Acaso vos ponés en práctica todo el palabrerío que decís constantemente?
¿Acaso reflexionando a través de los errores que cometo, no estoy creciendo?
¡Pero ya cometiste errores; la idea es NO llegar a eso!
¡Qué triste que pienses así! ¡La perfección NO existe!
Con ese concepto me demostrás que sos bastante conformista...
¡No, por Dios! ¡Soy realista! Vos me decís a mí que vivo en un mundo de fantasías, pero explicame algo al menos de esa 'perfección' de la que continuamente hablás. ¡Eso no existe! Porque sino, no habría magia ni en las pequeñas cosas; y no se trata sólo de esa magia en la que no creés...
A ver, ¿y de qué se trata?
¡De aprender a reírte de aquello que alguna vez te hizo sufrir! Ahí es cuando te demostrás a vos misma porque eso es lo que importa; ¡no demostrarle a los demás, sino a vos! que lograste crecer y superarte; y no te convertís en alguien perfecto, pero llegás a una casi-perfección interior.
Pero en el camino sufrís.
¡Sí! Duele. ¡Y cuánto duele! Pero sin tristezas, sin 'odio', sin enemigos, no denotarías ni la alegría, ni el amor, ni a tus verdaderos amigos. ¿No?
A mí no me quepa la menor duda de que crecer duele, y de que hasta yo me enojo con esa manera que tiene la vida de enseñarnos, pero cuando lográs entender eso, la recompensa, es mucho mayor.


MUIÑO, Carolina

- Ni Sí, Ni No... -

Ni sí, ni no, ni blanco, ni negro...
¿Qué pasa por la mente de una persona que piensa y actúa de ese modo?
Algunos podrían decir que quienes mantienen esa postura, se manejan con cautela, analizando cada paso que dan, hasta posiblemente, sin dejarse llevar por los impulsos para evitar cometer errores.
Por el contrario, yo opino que alguien que procede en cada situación de esa forma, vive con temor.
Temor a jugarse. Temor a vivir nuevas experiencias. Temor a aprender, a conocerse uno mismo.
Cuando tu filosofía de vida consiste en la duda, sólo conseguís ser esclavo de tus palabras, porque no te llevan a ningún lado. No hay un fin establecido.
Se puede ser muy perspicaz y conservador, ¿pero dónde está esa pizca de emoción que nos estimula a disfrutar?
Avanzar, tomar una decisión, elegir, es parte de nosotros; comprende un derecho que, si tuviésemos la fortaleza y la capacidad de verlo con claridad, estaríamos más conformes con la historia que preferimos transitar y contar.
Ni sí, ni no, ni blanco, ni negro... ¿Qué se obtiene? ¿Qué se gana? ¿Qué se pierde?

MUIÑO, Carolina.

domingo, 8 de noviembre de 2009

- Camino Hacia La Libertad -

Sentirnos bien, sentirnos libres; sentir el elevamiento completo del ser.
A veces, cuando no nos quedan más caminos para seguir, cuando ya no tenemos esperanzas de nada y no hay escapatoria; cuando sentimos que estamos completamente solos y no hay salida para tanta tristeza, sólo nos queda por abrir los ojos y darnos cuenta de que somos más de lo que imaginamos.
Nosotros mismos nos caemos en el abismo, algunas veces por sentir la necesidad de liberarnos mediante las emociones, por ello, nosotros mismos podemos levantarnos. Sólo basta creer. Darnos cuenta de que valemos mucho como personas.
Lo importante es valorarnos y hacernos cargo de nuestros actos y actitudes, porque somos responsables de ellas. Saber y sentir quiénes somos nos hace mejores personas, nos hace ser más felices y por sobre todas las cosas, nos hace ver que NO estamos solos. Que hay mucha gente que está incondicionalmente para ayudarnos.
Sentirnos mejor con nosotros mismos nos ayuda a devolver al menos un poco de todo lo que nos dan; nos ayuda a perseverar y a no rendirnos. Hasta algunas veces, a tener una ilusión por la que vivir.
Mientras nosotros mismos nos queramos un poco más, podremos alcanzar el camino hacia la libertad.

MUIÑO, Carolina.

sábado, 7 de noviembre de 2009

- Remar Hasta El Cansancio -

¿De qué se trata la vida?
La vida se trata de vivirla. La vida se arma. Cada uno vive y arma su vida a su manera, por eso somos todos distintos, aunque nos parecemos en mucho.
Con nuestras diferencias y semejanzas, vamos construyendo nuestra propia historia.
Lo que sí tengo en claro, es que la vida se vive gracias a los sueños, que se convierten en metas, en objetivos, en deseos para uno.
Es posible que en el transcurso, en la pelea, las cosas no salgan como anhelamos, pero ¿qué se le va a hacer?
Uno no puede resignarse a dejar de luchar, porque como muchos dicen: 'Un tropezón no es caída'. No hay nada más cierto. Cada uno con sus metas, cada uno con sus formas, cada uno con sus tiempos, pero se lucha por lo que se desea y muchas veces se llega. Más cuando se tiene y se siente esa seguridad que nos dice: '¡No bajes los brazos por nada!'. No interesa el qué dirán. Lo único que importa es nuestra perseverancia. 'Persevera y triunfarás', no?
Mi vida siempre se trató de remarla con todo. No tuve una vida difícil, hoy mismo hasta puedo decir que tuve y tengo UNA VIDA, y lo que más rescato de ella, es que pese a los obstáculos, desde los importantes a los ínfimos, tropecé, me caí y me levanté. Y de eso se trata la vida. De perseverar, de luchar... La vida se trata de remarla hasta el cansancio.
¿Y si las cosas salen mal? ¿Y si al final no sirvió de nada ir, incluso, a veces contra la corriente? Supongo que al menos, podemos sentirnos tranquilos de que nos jugamos por lo que sentimos.

MUIÑO, Carolina.

- Los Dos Seres De Tu Interior -

¡Cómo es que nos gusta contradecirnos!
La vida está llena de contradicciones.
La vida es una contradicción andando.
Que sí, que no. Que vengo, que voy.
Es complicado ponerse de acuerdo con el otro, ¡y más con uno mismo!
Ese es el gran dilema...
Cuando contradecimos a otra persona, ¿acaso no es por tener una opinión, una visión diferente de las cosas?
¿Cómo es que hacemos para tener a dos personas dentro nuestro con dos puntos de vista distintos?
¿Será que tenemos dos puntos de vista distintos, o que no nos atrevemos a arriesgarnos por lo que realmente queremos?
Es muy difícil callar a una de las dos voces interiores, para finalmente saber cómo actuar... Más difícil aún, el arriesgarse, cuando ya sabemos lo que queremos.
Depende de nosotros mismos el tomar la decisión.

MUIÑO, Carolina.

- En Busca Del Destino -

Minuto a minuto te veo pasar.

Imaginar, soñar, me hace olvidar.

Paradojas de la vida,

La agonía del tiempo.

Sentirme sin rumbo y sin salida,

Destinos inciertos.


Hay veces que me encierro,

No te dejo escapar.

No lo puedo lograr,

Con máscaras me intento tapar.

Sigo teniendo ese sentimiento.

Un momento doloroso,

Un dulce recuerdo.


Una mirada de desconfianza,

Me aterra, no logro hacer nada.

Me siento paralizada,

Sin rumbo, desesperanzada.

No tengo fronteras,

No tengo un camino.

Sólo sé que sobrevivir, es mi objetivo.


MUIÑO, Carolina.

- El Miedo -


El Miedo. El miedo nos paraliza. El miedo nos inhibe. No nos deja actuar.
Muchas veces cometemos el error de no enfrentar ese miedo... Por miedo a lo que vendrá.
El miedo no superado se termina transformando en más miedo.
Cuando una persona dice que nunca tuvo, ni tiene miedo a nada, está mintiendo... Por miedo.
Pero, ¿miedo a qué? Eso ya no importa.
Uno se fortalece cuando se antepone a sus miedos, y así el miedo que antes teníamos, se termina transformando en valentía.
Despejarse un rato, liberarse y olvidarse de los miedos, para luego enfrentarse a ellos, es superarse a sí mismos; porque en definitiva,  
el miedo es uno.

MUIÑO, Carolina.

- Tu Lugar Donde Aferrarte -

Los sentimientos, pese a que muchas veces son de angustia, dolor y sufrimiento, son lo más hermoso que puede haber. De otra forma, no nos podríamos expresar. No nos podríamos enamorar. No podríamos amar a nuestra familia, a nuestros amigos, que son el soporte que cada uno tiene.
Una vida sin sentimientos, sería una vida vacía, sin alegrías ni tristezas, sin expresiones. Porque al fin y al cabo, lo que nos hace expresarnos es el sentir, y no importa qué tipo de sentimiento sea, sólo basta sentir para darnos cuenta de que estamos vivos. Porque si no sentimos, entonces somos fríos. Fríos de alma y corazón.
Los sentimientos también te dan alegría. Los amigos nos hacen sentir. Encontrá tu soporte ahí. Tu lugar donde aferrarte.

MUIÑO, Carolina.

- Querer A Alguien -

Querer a alguien ¿Qué significa eso? ¿Qué es lo que implica?
A veces pensamos que con sólo un te quiero demostramos todo lo que sentimos. Que con ayudar a alguien y escucharlo la amistad es verdadera. Que con dar un abrazo mostramos incondicionalidad y permanencia. Pero no vemos que muchas veces, por ser amigo, o más que eso, terminamos metiéndonos en la vida de los demás.
¿Querer a alguien, implica cambiarlo?...
Al sentir que podríamos a llegar a dar nuestra vida por alguien, creemos que somos capaces de cambiar todos sus defectos, pero por esa razón, es que terminamos sin ver los errores que uno mismo comete.
Querer a alguien incluye el aceptarlo, porque si así conocimos a la persona, de la forma en la que es, ¿por qué juzgarla?

MUIÑO, Carolina.

- El Egoísmo -


¿Qué es el egoísmo?
Siempre que algo no nos gusta de una persona, solemos decir que es egoísta, pero, ¿en algún momento nos pusimos a pensar si éramos nosotros los egoístas?
¿Cómo saber cuando estamos equivocados nosotros, o cuándo están equivocados los demás?
A veces una persona, nunca se conforma con los actos de la otra. ¿O será que nos acostumbramos a dar poco?
Tal vez lo importante no es dividir en bandos: los egoístas y los NO egoístas. Porque... ¿Del criterio de quién depende?
Tal vez lo verdaderamente importante es saber dar y recibir, sin esperar siempre del otro.
Cada uno es como es, y eso no se puede cambiar. Lo importante es adaptarse, porque siempre es sencillo echarle la culpa al otro, sin ver más allá de los hechos.

MUIÑO, Carolina.

- Encontrarse Con Uno Mismo -

A veces solemos sentirnos perdidos. Sin un rumbo, sin un destino.
Nos es tan difícil hallar el camino, que nos perdemos por el miedo a entender.
Preferimos escondernos en el miedo de la verdad, en el miedo de la duda y dejar atrás nuestros deseos. Vivimos en una mentira, que hasta nosotros mismos nos terminamos creyendo. Sólo conseguimos confusiones que no nos llevan a ningún lugar, y así, nos apresuramos a tomar las decisiones, por el miedo a terminar perdiendo una de las opciones.
Aunque no lo notemos, el tiempo es sabio, y nuestro enemigo la mayor parte de las veces, pero otras, muy necesario para darnos cuenta de lo que sentimos.

MUIÑO, Carolina.

- Controversias -


¿Cúantas veces lo único que quisimos fue desaparecer?
¿Cuántas veces tuvimos la sensación de que ya no podíamos más?
Y en esos momentos, es verdaderamente imposible abrir los ojos y analizar la situación, sólo nos compenetramos en las ganas de no sentir más.
¿Cuántas veces sentimos que las situaciones nos sobrepasaban?
¿Cuántas veces sentimos que la gente de alrededor ya no podía ayudarnos?
Lo único que hacíamos era ahogarnos en un vaso con agua.
¿Por qué el ser humano reacciona de esa forma tan caprichosa?
¿Por qué cuando algo malo nos agobia, juntamos todos los problemas, y terminamos de hundirnos?
¿Por qué no podemos hacerle frente a las cosas malas con las buenas cuando nos sentimos tristes?
¿Por qué la vida nos enseña a reflexionar a través de situaciones por las que preferiríamos no pasar?
Es completamente extraño, pero a la vez lógico, porque si así no fuere, yo no estaría escribiendo este texto,
              ¿O sí?

MUIÑO, Carolina.

- La Sociedad Actual -

Pedir respeto, pedir honestidad.
Vivimos en un mundo en el que la honestidad ya no existe, y la palabra respeto desapareció.
Vivimos en un mundo, en el que nos acostumbramos a siempre tomar el camino más fácil.
Vivimos en un mundo en el que es más sencillo tapar las voces de los demás, y solucionar todo mediante la agresividad, la violencia.
A veces se siente victorioso insultar al otro para sacar nuestra bronca, pero no nos damos cuenta de que lo único que hacemos es herirnos entre nosotros mismos.
Y claro, ahí está, nuestro camino más fácil.
La gente cree que pierde al no dejarse llevar por la violencia, al decir que no, pero eso es porque así se estableció la tendencia en la sociedad. Pero no es así. La gente que sabe decir que no ante todo el mal que nos causamos, esa es la gente que gana. Y gana para bien.

MUIÑO, Carolina.

- Soñar -


Es increíble cuán importantes son los sueños en la vida de una persona.
Los sueños conllevan a los objetivos, a las metas.
Tal vez erramos, pero los sueños nos hacen aprender de la vida, y sacarle el máximo provecho.
Es decir, los sueños no siempre salen como queremos, pero si realmente es un sueño que deseamos con el alma, podemos perseverar.
Depende de las convicciones. Una convicción fuerte es muy difícil de derribar. Y ahí no hacemos caso a nada. No importa el qué dirán, no interesa la visión de los demás, porque el sueño es de uno mismo, porque todos somos distintos.
También depende de la resistencia de cada uno al NO, hasta que algún día, llegue el SÍ.
Sin sueños no imaginamos un destino. ¿Sin sueños cómo sabemos qué camino seguir?
Sin sueños no hay ilusión, 
y sin ilusión no hay incentivo.
Es cierto que muchas veces soñar e ilusionarse es inútil, porque se termina sufriendo. Pero otras veces, las cosas salen increíblemente bien, y ahí es donde podemos decir que soñar valió la pena.

MUIÑO, Carolina.

- Amistad Verdadera (MI PALABRA) -


Momentos reflexivos para sentir,
Imaginar de mi vida a tu lado.
Pensar qué sería de mí sin vos, o tan sólo
Asegurarme de un futuro mejor. Saber que
Los minutos pasan y que nuestra amistad sigue marcada
A flor de piel. No pensar en los fracasos y las derrotas que alguna vez llegaron.
Borrar de mi mente todos los males que nos causamos, y
Retornar a lo que empezamos, para así por fin,
Aprender de nuestros errores.

MUIÑO, Carolina.

- Preocuparse De Más -


Siempre nos preocupamos por la imagen que brindamos.
Siempre nos preocupamos por no estar en boca de todos.
Siempre nos preocupamos para que el otro nos valore.
De hecho, siempre nos preocupamos.
En nuestra vida todo es una gran preocupación. Desde lo más ínfimo hasta lo más importante.
No sabemos diferenciar. Todo lo ponemos en una misma bolsa, ¿y después?...
Claramente dicen, 'uno busca problemas para ir sumándolos'.
Lo único que sabemos hacer bien, es preocuparnos por lo que el otro va a terminar pensando de nosotros mismos.
¿No sería mejor ser nosotros, y olvidarse del qué dirán?
Una persona que malinterpreta nuestra imagen, no nos conoce verdaderamente.
Una persona que siente la necesidad de hablar mal de uno, no merece nuestra preocupación.
Una persona que no nos valora, no merece estar en nuestros pensamientos, no merece nuestro tiempo.
Algunos dicen 'si querés que algo cambie, cambiá tu actitud', así que en vez de seguir preocupándonos por esas pequeñas cosas, ¿no es mejor querernos primero nosotros y después encontrar a alguien que nos quiera como somos?
Estancarse en el pasado no te lleva a ningún lado, así que hoy te puedo decir que es mejor dejar el pasado atrás, todo aquello que nos hace mal, y olvidarlo.
Al fin y al cabo, nuestra vida, nuestra felicidad, no depende de alguien que nos desvaloriza. Depende de aquellos que siempre estuvieron, siempre están y SIEMPRE estarán.

MUIÑO, Carolina.

- Contra Loop -

Hoy vengo a contar algo diferente, algo distinto.
Hoy me cansé de las repeticiones. Hoy me cansé de los loops.
Se dice que un loop es algo que se repite continuamente, y ¿por qué abarcar este tema? Porque la vida de cada uno, está llena de loops.
Uno elige día tras día, minuto a minuto. Esa es la esencia de todo, ELEGIR.
La mayor parte de las veces, elegir resulta extremadamente complicado, porque se nos plantea el hecho de la duda, de lo que está bien y de lo que está mal, de lo que nos hará bien y de lo que nos hará mal (tanto a nosotros, como a los que nos rodean).
Generalmente, elegimos algo que extrañamente, ya habíamos elegido antes, es decir, intentamos cambiar de mil maneras, pero volvemos a caer nuevamente en lo mismo. He aquí nuestro tan famoso loop.
Creo que es momento de finiquitar, de darle un apropiado proceso de culminación a esos loops en los que volvemos a caer constantemente y sabemos que nos afectan, que nos lastiman, que simplemente nos obstruyen de la felicidad.
Estoy segura de que es cuestión de proponérselo, aunque con eso no basta, sino que también se necesita de mentalizarse hasta sentir que estamos listos para dejar atrás ese loop, que tanto nos martirizó en su momento.
A veces solemos confundir el hecho de luchar por nuestros sueños, con la obsesión, y seguimos perseverando ante algo que no tiene un buen final. Eso es concretamente un loop, porque creemos que estamos persiguiendo un sueño, y finalmente, todo se termina convirtiendo en nuestra temible pesadilla.
Supongo que es hora de comenzar a querernos, valorarnos y respetarnos. Sin duda así, podremos dejar los loops de lado.

MUIÑO, Carolina.