sábado, 31 de agosto de 2013

- Atado De Pies Y Manos -

Aquí me encuentro yo, sentado, atado de pies y manos. Con la presión de la soga hasta el cuello. Con la amargura del "no sé qué".
¿Acaso no es eso lo que sentimos cuando no tenemos un rumbo fijo... Un lugar a donde correr... Hacia donde escapar? ¿Pero por qué escapar? ¿Por qué no mejor enfrentar?
Aquí me encuentro yo, esperando una señal, algo que me devuelva aquella brújula que perdí. ¿Pero cómo esperar que algo aparezca por arte de magia? Si bien es sabido que sólo encuentra aquel que busca.
¿Pero cómo buscar cuando nos sentimos enceguecidos? ¿Pero por qué sentirnos enceguecidos? ¿Quién es aquel que nos tapa los ojos? ¿No seremos acaso nosotros mismos? ¿Por qué mejor no destaparlos? ¿Por qué mejor no desatarnos?
¿Por qué bloquearnos entre tanto obstáculo? Si en definitiva, todo es superable.
Aquí me encuentro yo, ¿sentado? ¿atado de pies y manos?

MUIÑO, Carolina.